martes, 10 de julio de 2007

LA INNOVACIÓN OBLIGA A LA INNOVACIÓN



Al igual que la banca online, las aerolíneas han podido beneficiarse de las nuevas oportunidades de intercambio y negocio ofrecido por el uso cada vez más extendido en los hogares, de internet Y no sólo las compañías ya existentes, que también se han adaptado pero en especial las llamadas líneas de bajo coste. Primero ha permitido la entrada de las nuevas empresas en el mercado y luego ellas son las que más han sabido aprovechar la situación por su ahorro en costes, oferta de distintas rutas y mayor flexibilidad en precios.

Tradicionalmente las aerolíneas han mantenido una estructura rígida de oficinas en lugares estratégicos de las ciudades y aeropuertos, junto con rutas poco cambiantes y precios poco flexibles, ó sea, altos costes y oferta rígida de productos. Sin embargo, las líneas de bajo coste, especialmente aprovechando las oportunidades brindadas por internet, no tienen necesidad de mantener esas oficinas ostentosas y caras, ni siquiera necesitan de intermediarios, agencias de viajes y tour operadores, ya que a través de una pagina web ofrecen y venden sus vuelos directo al cliente.

El sueño del vuelo barato y el viajar para todos no es reciente, ya que empezó su andadura con el primer intento de vuelos de bajo coste que vino de la mano de Freddy Laker en los años 70 con su Laker air. Este tipo de líneas aéreas siempre han nacido con la idea de vuelos baratos y oportunidad de viajar para todos y en sus primeros intentos la idea fue de cruzar el atlántico, Londres - Nueva York. La estrategia también ha sido parecido, abaratar costes, evitando las redes de enormes infraestructuras de oficinas de las líneas tradicionales, por ejemplo antes de internet, con Laker air y también con Virgen, se podían comprar los billetes directamente en los aeropuertos.

Mas tarde vino Niki Lauder con Lauderair, despues Richard Branson con Virgin, pero ha sido realmente desde la aparición de internet que han "despegado". También, en esta ocasión ha coincidido el periodo con el de crecimiento económico mas largo de la historia desde que medimos tal cosa, que ha proporcionado un mejor nivel de vida a mas gente, brindándoles la oportunidad de disfrutar de más tiempo libre con mayor diversidad y permitiéndoles viajar. Se podría describir como una convergencia de aumento de nivel de vida de mas gente, reducción de costes, mayor flexibilidad de oferta, rapidez de transacción y de precios que desde luego ha multiplicado el número de viajes realizados. El viajero, con cada vez más confianza par tal, en vez de refugiarse en su agencia de viajes, que tarde en contestarle, compra directamente a la línea aérea, que a su vez le ofrece todos los demás servicios que necesita. Especialmente en el caso de Ryanair, que en una misma página ofrece el vuelo, información sobre el destino, transporte desde el aeropuerto, alquiler de coches, alojamiento, seguro de viajes y hasta tarjeta de crédito y juegos de azar.

Otras áreas en las que estas líneas han podido abaratar costes ha sido el operar entre aeropuertos menos concurridos que les cobren menos tasas, pero que tiene la ventaja de ofrecer otras rutas antes inexistentes y propulsa el desarrollo económico de nuevas zonas, tal y como indica en su blog mi compañera Ludovica en su blog "Nosotros y la Globalización" acerca del Oriocenter en Milan y la reducción de servicios “inflight”, comida, periódicos etc. que si el cliente realmente los quiere los paga aparte.

Todo ello obliga a las demás compañías afectadas, tanto aéreas como agencias y tour operadores a diseñar su propia reingeniería de procesos y buscar nuevas formas de sobrevivir, por ejemplo, el tour operador gigante, TUI, ante la perdida de ventas, ya gestionadas directamente por sus clientes, han decidido entrar en el mercado de publicidad y ofrecer la publicidad de destinos, hoteles, restaurantes y todos los demás servicios que el cliente pueda necesitar pero en cada etapa de su viaje, en el autobús, el avión etc. en un intento de buscar nuevas vías de ingresos perdidos. Aquí también podría haber un ejemplo de “compartir información crece”, tal y sugiere el profesor de turismo Doménech Biosca de compartir información en red, que por ejemplo dentro de un destino turístico, cada empresa anuncie los servicios de los demás, para que un cliente este en cada momento mejor informado y busque lo que busque lo encuentre todo, aumentando las posibilidades de cada empresa para llegar al cliente.